Esos cuernos!!!

Qué muchos músicos hayan hecho sus pinitos en el viñedo no es nada nuevo. En nuestro país, sin ir más lejos, tenemos casos que lo confirman pero si ampliamos fronteras y subimos el listón vemos cómo grandísimas personalidades de la escena musical se han acercado al panorama vinatero. Sting, por ejemplo, tiene una bodega en la Toscana -Ternutia del Palagio-, Bob Dylan atiende su Fattoria Le Terrazze en Italia y Cliff Richard se decanta por el Algarve portugués en su bodega Adega do Cantor.

La simpatía que monstruos de este calibre han manifestado por el vino es algo que suele ocupar un espacio considerable en distintos medios de comunicación. Sin embargo, hasta la fecha, poco se había hablado de que esos músicos fuesen todos de la misma cuerda: heavys hasta la médula.

AC/DC es la última en apuntarse a esta moda. La banda australiana tiene en su haber hasta un Monopoly y claro, a una lista de merchandising tan extensa como su discografía, tan solo le faltaba una colección embotellada. Los hermanos Young y compañía se han enrolado en este viaje con la bodega Warburn Estate, obviamente de su país. Juntos han lanzado cuatro vinos que llevan nombre de cuatro de sus temas más aclamados: Back in black y Highway to hell, que corresponden a dos tintos, el blanco Hells bells y el dulce You shook me all night long. Solamente se pueden adquirir en el mercado australiano así que en España será raro verlos salvo que algún fanático coleccionista o internet se encarguen de acercarlas a la piel de toro. Eso sí, las etiquetas están vestidas con Angus Young y su Gibson bien templada. Ouyeah!.

Continuando con el repaso metalero, el incansable frontman de Whitesnake, David Coverdale, también ha lanzado su propia marca. Lleva el nombre del grupo que fundó en 1977 con un Zinfandel como primer apellido y, encima, el propio vocalista lo describe en la etiqueta con su puño y letra. Atención: “ Es un vino artificioso, poco atrevido, lleno hasta el borde con la esencia picante de snakeyness sexy, resbaladizo… Lo recomiendo para complementar todas y cada una de las fantasías de los adultos y divertirse en un jacuzzi … ¿Es esto amor?” . Toma ya, con un par, encima lo vende a 32$ la botella.

Otro de los personajes indispensables en el hard rock es Lemmy, vocalista de Motorhead, quien últimamente también se ha enrolado en el negocio de la vitivinicultura. El logotipo de la banda inglesa aparece en la propia etiqueta de este Shiraz elaborado en Australia y, a buen seguro, muestra la misma pegada que su autor en directo. Que yo sepa –o mejor dicho, según tengo entendido-, el veterano músico se ha involucrado en la elaboración del tinto pero para nada cuenta con hectáreas propias de viñedo, algo que si le ocurre a Vince Neil, cantante de Mötley Crue. Este sí posee terrenos en Sonoma -California- donde trabaja las variedades Cabernet- Sauvignon, Petite Syrah, Merlot y Chardonnay. Con ellas construye una serie de vinos que en el caso del Cabernet ha obtenido 91 puntos en la revista Wine Spectator. Su bodega se llama Vince Vineyards.

Estos son los ejemplos más relevantes ya que los propios músicos se involucran y mucho en la elaboración y en el seguimiento de sus vinos. Sin embargo, otros monstruos han cedido sus nombres a distintas marcas para sumar nuevas referencias en su catálogo de merchandising. No tienen nada que ver los que cultivan y elaboran con los que simplemente ceden su nombre e imagen pero ahí están, abanderando vinos que no sé si serán dignos, solamente correctos o infernales. Bandas como Iron Maiden, Warrant, Deep Purple, Kiss o Queensrÿche, entre otros, también cuentan con ediciones limitadas en formato de 75 centilitros.

No cabe duda que ante semejante aluvión metalero surja la duda de si realmente se implican y se creen el negocio o si solamente es un hobby pasajero en el que el vino se suma a la lista de otros productos como Monopoly, ropa interior, calzado o tazas de café. De igual forma uno se pregunta si venderán o no en el mercado… aunque eso es lo de menos. Los heavys, ya se sabe, que son fieles a sus principios y si un grupo lanza una rareza limitadísima muchos van a por ella. Al fin y al cabo amantes del vino hay a patadas. Pero devotos del rock potente y afilado también.

Anuncios

2 comentarios en “Esos cuernos!!!

  1. Cruzo los dedos para que a los Hombres G no se les ocurra hacer un vino con Garnacha legendaria dentro de la Denominacion de Origen Cariñena y lo llamasen Hombres G(arnacha).
    Saludos Mariano.

  2. Pues que algunos músicos tenían pasión por sus vinos, y que tenían su propia marca, lo conocía, lo que no sabía es que entre ellos, eran muchos metaleros. No estaría mal probar uno de esos caldos Highway to Hell. Lo que esta claro, es que la cultura tira para el vino, porque no son pocos los actores, directores y productores que están apuntados al carro también, aunque no imprimen tanto su sello, como es el caso de Ridley Scott, imagínate beber un tinto Alien o Prometheus que sería destinado directamente a brick¡¡¡

    Ya dirás si has probado alguno de los que nombras, y si merecen la pena, o tan solo llevan una bonita etiqueta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s