En menos de una semana…

En menos de una semana han sucedido muchas cosas. Sobre todo dos. Ambas han tenido que ver con esta solución hidroalcohólica que me pirra y que, por fortuna, me sigue regalando momentos inolvidables.

La primera tuvo lugar en casa, en Zaragotam, un martes y 13 que hizo que me reafirmase en que las supersticiones son tremendas pijadas. Fue un día intenso y muy pero que muy rico.

La D.O. Campo de Borja organizó una cata de Garnachas como acto integrado dentro de la décima edición de su esperada muestra. Tuve la suerte de asistir a esta degustación en voz alta en la que se descorcharon siete tintos y tres mistelas. Todos 100% garnacheros, of course.

El lugar escogido –el que fuese en tiempos casino de la ciudad y hoy sea la sede central de Bantierra-, la convocatoria –no faltaba nadie- y por supuesto los vinos estuvieron a la altura. Cerca de 200 personas dando cuenta de los atributos que posee esta bella dama. Oé, oé, oé. Fue una buena tarde de cata junto a amigos y conocidos, fieles defensores todos de esta casta tan vinculada al suelo borjano.

El domingo al mediodía también estaba de Garnacha. Bueno, de Garnacha, Pinot Noir, Malbec, Chenin Blanc, Riesling, Pinot Gris, Müller Thurgau y no sé cuántas mil variedades más. Y como antes había jugado en casa tocaba marcharse lejos, concretamente a 1.556 kilómetros… ¡¡¡Ámsterdam!!!.

Acompañé a mi hermano para participar en el encuentro que apadrinaba Wijnimport J. Bart, amigo holandés de nuestro http://www.cutio.es. Y qué queréis que os diga… pues que me sigue costando procesar todo lo que sucedió en aquellas intensas jornadas -que fueron dos-.

Viajar con Jorge, estar con medio centenar de bodegas de todo el mundo, defender el Cutio y contagiar la ilusión que tenemos por él, compartir cada minuto con el brodel, aprender muchísimo, catar unos vinazos de morirse, callejear por una ciudad guapísima… parece mentira que hasta los instantes que pasaron desapercibidos en aquel momento tengan tanta fuerza días después. Sin duda, una de las mejores experiencias de mi vida que, como decía al principio, ha tenido que ver con esa solución hidroalcohólica.

Y, cómo no, con mi hermano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s