KDRTrail… ya verás dentro de unos años

Hay carreras que tienen un carácter lucrativo que se huele a lo lejos –seguro que recordáis alguna- y otras que, por el contrario, pretenden agradar al corredor haciendo todo lo posible para que se lo pase en grande. Para lograr ese fin los organizadores despliegan un sinfín de armas que pasan por un recorrido atractivo, precio de la inscripción súper ajustado, atención, sonrisas y pequeños detalles que hacen grande a una prueba humilde. Incluso aunque acabe de nacer.

La primera edición de la KDRTrail cumplió esos y otros requisitos convirtiéndola en carrera deseada para los 400 inscritos que fuimos colocándonos en la línea de salida –había versión trailrunnera y también senderista-. Y es que, además del “no sé qué” que tiene cada carrera, la celebrada en Cadrete el pasado 12 de julio fue acojonantemente guapa.

Subir y bajar de noche a Las Planas de María -trazado de por sí sugerente- seis eurolos de inscripción incluyendo frontal y manguitos en la bolsa del corredor, currados avituallamientos (uno a mitad de recorrido y otro más generoso tras la línea de meta), colaboración de otros colectivos del pueblo como el Club Ciclista Cadrete, buen rollo, sorpresas en mitad del camino (un hombre lobo que salía de la nada acojonando al personal y un jamón esperando al valiente que se lo echase al hombro y corriera los diez kilómetros con él encima), voluntarios sonrientes, buen rollo entre corredores… esa fue la carta de presentación de una aparentemente humilde carrera a la que se le augura larga vida.

Servidor hizo la suya, en principio con ganas de darle duro, pero flojando por flojera en el kilómetro tres. Me había levantado a las 04:30 de la madrugada, había estado currando al sol sin tregua, tuve que entretener a la chavalería al llegar a casa y tumbar, por deseo propio, jarricas&cigarros antes de echar a correr. Total, que no fueron excusas porque la fuerte subida de la primera mitad de carrera me puso pronto en el sitio que debía ocupar –qué falta de fuelle, copón-. Chino- chano y a la marchica fui trotando/andando hasta coronar el alto y luego bajando a fuego por pistas y senderos. El discreto crono (57´41´´) lo de menos. Lo importante fue disfrutar de lo lindo, coincidir con amigos y formar parte de esta carrera. Al año que viene iré y seguro que no seremos 400. Muchos más se sumarán a esta cita porque el boca-oído ha empezado propagando la calidad de esta KDRTrail.

Enhorabuena a la organización y muchas ediciones que vengan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s