Carrera de montaña Mularroya

Cuatro días antes de la carrera estuve en la rueda de prensa de la “Izas Trail Series Zaragoza”. Tuve el honor de intervenir en condición de mantenedor y fue allí donde supe realmente del alcance de este proyecto conjunto. Cada cual representando a la prueba que organizaba pero todos tirando al unísono de una idea que promete (sigo pensando que tres cabezas piensan mejor que una… o cuatro, mejor dicho, que además de los responsables de las carreras, también estaba el patrocinador único de las tres pruebas).

El domingo asoma por la ventana y a eso de las 08:30 a por el dorsal a La Almunia, sin dejar de mirar el cielo porque las previsiones meteorológicas eran criminales. Al final no cayó ni una gota y el frío era más bien fresco tirando a muy tolerable.

Caras conocidas, muchos saludos, amigos y cero nervios. De hecho no tenía demasiadas ganas de empezar a correr. ¿El motivo?. Si para aprobar un examen hay que llevar la lección aprendida, para salir airoso en una carrera de este pelaje (25kms+ 600mts de desnivel) hay que entrenar. Y el suspenso estaba garantizado porque últimamente salgo poco a correr (que es verdad y no excusa… copón).

El objetivo era no sufrir. Y así lo hice. Cero agonía de principio a fin parando incluso antes de que se presentase la primera rampa. Por la cabeza se me pasó la idea de retirarme pero tampoco era plan. Ahora mismo estaría bien jodido si lo hubiese hecho. Sin embargo tengo una sensación muy distinta al fracaso… ¡¡¡porque me lo pasé de puta madre!!!.

Pistoletazo de salida, tira p´arriba, ritmos lentos, hablando con el personal, saludando hasta a los pinos, sumando distancia y sin tener ni una referencia del tiempo y del tramo cubierto. Solamente lo supe cuando le pregunté a una pareja con la que coincidí andando en una de la subidas. Me dijeron que llevábamos 51 minutos y 8,5 kilómetros. Lo mismo me daba.

Mis vecinos de Valdejalón tienen un patrimonio natural muy guapo y ello pudimos comprobarlo los que trotábamos –cada cual a su ritmo- por un monte precioso. Sendas, pistas, llanos, repechos… qué manera de gozar cuando ese afán competitivo desaparece. Como ya no soy friki –un poco más abajo tenéis el post- prefiero disfrutar del camino y no pensar en nada más.

En estas llego al km14 y me echo cuatro risas en el avituallamiento –pidiendo panceta como sustitutivo de plátanos y dátiles-. Iba cómodo, andando más que trotando y sin ninguna necesidad de acelerar. El cuerpo tampoco hubiese respondido así que me limité a pasármelo bien. Fuerte subida caminando, a gusto, charra que te charra, saludando a todos los voluntarios, adelantando y siendo adelantado… madre mía qué bien me lo estaba pasando.

Los caminos estaban menos embarrados de lo que se presuponía y la temperatura seguía siendo muy agradable. Los kilómetros pasaban y de repente, casi sobre nuestras cabezas, se presenta la rampa del km18. La virgen qué sofoco, cómo nos puso a cada uno en nuestro sitio. Desde ese momento fui agrupándome con pequeñas cuadrillas de corredores hasta que de nuevo volví a quedarme sólo. Luego hasta paré a hacerme unas fotillos con gente que sigue nuestro modesto proyecto chinochanero.

Ya en el tramo final coincidí con José Miguel, un Corredor del Ebro que iba tocado –si hubiese estado en plenas condiciones para pronto lo sigo… que es de los fuertes- y juntos entramos en meta.

Allí estaban mis friends Jaime, Miguel Ángel, Fernando, Jorge, Óscar y otros que, lógicamente, habían acabado mucho antes que yo. Me alegré mucho de ver las caras de felicidad que derrochaban. Lo que ocurre es que ellos habían echado el resto, se habían dejado la piel y yo no… muahahaaaaa!!!.

La carrera tuvo una organización más que aceptable. Muy buena, diría. No faltaron detalles antes, durante y después de la prueba. Y la gente del Club Atletismo La Almunia amabilísima a más no poder. Sabiendo cómo se las gastan y conociendo el recorrido prometo volver a la próxima edición –cumplirá su décimo aniversario-.

Ahora toca retomar entrenamientos y ponerse las pilas porque en enero empezará el baile serio. Tengo muchos y exigentes objetivos aunque eso es otra historia, que ya os contaré.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s