Un GTAP apasionante

Tenía previsto hacerlo sí o sí pero volvía súper ilusionado a Benasque, con una motivación extra. La organización del Gran Trail Trangoworld Aneto- Posets me había propuesto hacer de speaker en una prueba que descubrí el año pasado y me alucinó.

Varios amigos –de los buenos- querían correr su primera carrera por montaña y se habían inscrito semanas antes a la distancia más modesta. Pero lo que dije durante el rollo interminable que solté en la línea de meta: cualquier recorrido merece todos mis respetos. Tanto mérito tiene quien se prepara una ultra, como el que se inicia y decide coger el toro por los cuernos colocándose por vez primera un dorsal. Así que, queridos míos, ¡¡¡felicidades por lo que firmasteis!!!. En principio la intención era acompañar a mis friends durante todo el fin de semana pero claro, la encomienda microfonada también mediaba. De qué manera, además.

La noche del viernes prometía…

Había que darle el pistoletazo al Gran Trail, la prueba reina, la que más expectación despierta. ¡¡¡Buf, qué momento!!!. Fue mucho más intenso y emocionante que la de 2014. Y es que además de zambullirme en un ambiente acojonantemente emotivo, tenía el honor de iniciar la cuenta atrás y de decirles a los 300 ultrafondistas que hiciesen el favor de mantenerse despiertos. Porque sólo alcanzan los sueños los que, cuando llega la hora, saben estar despiertos. ¡¡¡10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1… infinito!!!. Hay que estar allí para vivir algo tan fugazmente intenso. Una pasada.

Los corredores se marcharon y los cientos de personas que estábamos en la Avenida de los Tilos nos fuimos retirando poco a poco –unos a casa y otros a tomar unas gotetas por su sitio-.

Amaneció el sábado…

Mañana relajada y entretenida viendo el ambientazo que había en Benasque. Todo muy tranquilo y cordial hasta que el reloj marcó las 13:15 horas. En ese preciso instante nuestro amigo Pablo Franco (www.unoquecorre.com), que estaba haciendo la GT de 109kms y 7.000mts+, entró en el pueblo tras haber culminado el primer bucle. Hostias qué momento. Fue verlo y salir pitando con él unos metros. Me dijo que tenía mucho sueño y que le rondaba la idea de abandonar. Todos mis ánimos fueron para él y os aseguro que se me cayeron unas lagrimillas cuando lo vi marchar hacia el siguiente avituallamiento. 14 horas más tarde, es decir, a las 3 de la madrugada, entraría en meta casi sin fuerzas pero, como recoge en su crónica, “tocaba el cielo”.

A eso de las 14:00h del sábado fui a cogerle el testigo a Toñín Laguarta, también speaker de la carrera; un tipo que derrocha buen rollo incesantemente. Desde ese momento y hasta las 22:00h fue un sin parar. Recibir a los vencedores de las pruebas que estaban en marcha, charrar unos minutos con el mismísimo Luis Alberto Hernando, animar a los de la GT que iniciaban el segundo tramo de la prueba, entrevistar a todo cristo, contar anécdotas y datos curiosos de la logística que conlleva una prueba de estas dimensiones, felicitar a amigos y conocidos que terminaban –véanse José Fabana, Roberto González, los Corredores del Ebro y la cuadrillita buena de Muel, entre otros- … yo que sé lo que pude largar en ocho horas seguidas.

Fue una tarde intensa e irrepetible. Lo que más me impactó fueron los momentos emotivos que se concentran en la meta. Gente que entra fundida y tan sólo reserva fuerzas para levantar los brazos; otros que dan los últimos pasos acompañados de familiares; otros que por el mero hecho de acabar lloran desconsoladamente… hubo momentos en los que tuve que alejarme porque soy de lágrima fácil y me contagio rápidamente de esa emoción.

Volvió Toñín a por el micrófono y servidor se marchó a dormir porque al día siguiente debía estar en Panticosa a primera hora.

Llegó también el domingo…

Mientras conducía temprano –disculpen mi imprudencia, señores agentes- estuve muy pendiente de mis compis, que salían a las 09:00h para darle la vuelta al Molino de Cerler. Whatsaps a fuego de júbilo porque todos hicieron lo que tenían previsto hacer. ¡¡¡Qué bien saben las alegrías cuando son compartidas por gente que quieres!!!.

Correr no es sólo encadenar zancadas. Va mucho más allá. En este caso puedes incluso llegar a percibir las sensaciones que tienen 2.700 tipos que han invertido horas y horas de su tiempo para afrontar unos recorridos que asustan y emocionan al mismo tiempo. Todo eso se percibe en la línea de meta. Por eso el privilegio de poder contarlo en voz alta es lo que hace que el Gran Trail Trangoworld Aneto- Posets sea, desde hoy mismo, mucho más que una carrera por montaña. Al menos para mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s