Me duele la cabeza

Tengo varios amigos a los que el vino no les sienta bien. Y no me refiero a las cogorzas o malos tragos, que eso es harina de otro costal, sino simplemente a que les duele la cabeza nada más tomar un insignificante sorbo. Qué faena esto de las intolerancias y los malestares, ¿verdad?. No es que tengan una enfermedad o sean alérgicos a él, sobre todo al tinto, pero vaya, que para el caso como si lo fuera porque no prueban gota.

A veces hablamos de ello, de cuáles son los motivos que les producen indisposición. Normalmente se les suele echar la culpa a los sulfitos pero parece ser que no, que no son éstos, sino un compuesto orgánico llamado histamina.

No me había dado por pensar en este asunto pero son varios los que soportan esta cruz -yo al menos lo considero un calvario- así que charrando y leyendo hemos ido “profundizando” en el origen.

Resulta que la histamina está presente en muchos alimentos, incluida la uva, y es procesada y metabolizaba por una enzima llamada Diamino Oxidasa (DAO para los amigos). Cuando alguien tiene carencias de esta enzima le es más complicado asimilarla y por eso provoca estas fastidiosas molestias.

Pero es que, además del vino, las histaminas también están presentes en otras bebidas como té, refrescos, cerveza, sidra y las alcohólicas salvo los destilados. Y aquí es cuando la cosa mosquea. Siempre señalan al vino y no a las demás. Se culpa al vino y no a otras bebidas, como se le hace a los sulfitos en lugar de a las histaminas. No te jode.

Si a alguno de vosotros le sucede que lo consulte directamente con un experto. Este blog no pensará en historias de estas sino que seguirá preguntándose, por ejemplo, por qué siguen descendiendo los consumos. Seguro que sólo las histaminas no tienen la culpa.

Anuncios

Marca enoturismo

Sabrán ustedes vosotros, queridos todos, que en esta tierra nuestra contamos desde hace un tiempo con la marca Enoturismo Aragón, una apuesta del Gobierno de Aragón en colaboración con las cuatro denominaciones de origen que pretende internacionalizar esta marca autonómica y captar nuevos visitantes.

De manera conjunta se están dando los primeros pasos asistiendo a ferias internacionales para promocionar de esta forma el vino aragonés como producto, pero también como destino turístico –la última fue INTUR, la Feria Internacional del Turismo de Interior celebrada a finales de noviembre en Valladolid-.

Las cuatro rutas del vino que tenemos (RV Somontano, RV del Campo de Cariñena, Ruta de la Garnacha del Campo de Borja y RV de Calatayud) ya están caminando de la mano –además de las acciones y los esfuerzos que de manera independiente hace cada una- y eso, señoras y señores, es un notición que debería tener más repercusión de la que ha logrado. ¿Trabajar al unísono?… ¿y por qué no?, o mejor dicho, ¿y por qué no antes?.

Las cifras que se presentaron en rueda de prensa el pasado mes de diciembre fueron aplastantes. Se ha doblado el número de visitantes de 2013 a 2014, pasando de 60.000 a 120.000. Hasta las bodegas involucradas en estas rutas también ha crecido –de 28 a 34-. ¿No son suficientes indicios como para currar hombro con hombro?. Si además le sumamos que el gasto medio del enoturista es superior al de otras disciplinas y que además esta actividad tiene un carácter totalmente desestacionalizado pues bendita sea.

El enoturismo funciona y en Aragón tenemos escenarios, servicios, colectivos vetebradores y, cómo no, vino sobre el que gravita toda esta plataforma. Que siga promocionándose de manera conjunta y que cada uno, además, aporte su granito de uva trabajando de manera profesional, eficaz y vistosa. Creemos y hagamos marca; confiemos en un trabajo que se auto supere día tras día y potenciémosla entre todos.